Montecillo de Crianza de Tienda Osborne

Montecillo de Crianza de Tienda Osborne

La vinicultura es, sin duda, un sector al alza dentro de la maltrecha economía de nuestro país.

Es el cultivo de la vid y su posterior tratamiento hasta convertirse en el vino que llega a nuestra mesa. Hay muchas formas de que las vides se propaguen. Entre las múltiples variedades podemos encontrar la propagación por semillas, el acodo y por último, los injertos. Pero no podemos olvidar la más importante desde el punto de vista comercial, la propagación por estaca, en la que las vides se sujetan gracias a una estaca de madera dura. Esta es, sin duda, la imagen que estamos más acostumbrados a ver mientras viajamos por carretera.

Un antiguo oficio

El trabajo de vinicultor data de cientos de años, pero se ha ido modernizando con el paso del tiempo y ya no es una profesión tan denostada. Además, es un sector al que le afecta menos directamente la crisis internacional, ya que el vino sigue siendo un manjar que se consume a diario en muchos hogares españoles. Y ya no solo en los hogares españoles, en los que un buen vino es parte fundamental en la lista de la compra, sino que, dada la multiculturalidad existente hoy día, hay cientos de países que consumen este producto tan nuestro.

Siendo vinicultor obtienes grandes beneficios todo el año, pero más si cabe en estas fechas navideñas que corren. No debemos olvidar la multitud de cenas de empresa y las famosas cestas de Navidad con las que se obsequian a los trabajadores. Estas cenas han ido modernizándose con el paso de los años, pero siempre ha habido, hay y habrá un hueco para un buen vino y un buen surtido de ibéricos.

Así que, no lo dude, y pase a formar parte activa de esta tradición que además, le reportará suculentos beneficios.