Los periodos vacacionales suponen un cambio de rutina al que debemos adaptarnos

Los periodos vacacionales suponen un cambio de rutina al que debemos adaptarnos

Los padres sabemos que no es tarea sencilla coordinar las vacaciones y/o el tiempo libre de todos los integrantes de la familia. Por esta razón es fundamental organizarse para que nuestros hijos disfruten sus vacaciones al máximo.

Es esencial tener presente que todos necesitamos vacaciones y que a todos nos gusta disfrutarlas a nuestro modo. Por ende, cuando los integrantes de una familia tienen distintos intereses, administrar tiempos es fundamental para que todos podamos descansar a gusto.

Solidaricémonos con nuestros pequeños

Aunque las madres deben trabajar el doble durante las vacaciones, lo cierto es que este período significa un descanso de la agotadora rutina del resto del año. Así es como debemos tomar las vacaciones escolares para no entrar en pánico.

Pensemos también que en un par de meses los chicos volverán a su rutina habitual y que debemos tenerles paciencia mientras estén en la casa. Tampoco es cuestión de dejar que nuestro pequeño pase toda la mañana en la cama o permitirle que esté toda la tarde frente a un televisor mirando caricaturas. Los chicos tienden a aburrirse en las vacaciones y muchas veces los adultos nos preguntamos por qué. ¿Porqué los chicos no disfrutan sus vacaciones como sería de esperarse?

Dejar atrás la rutina no es tan fácil

Todos los cambios significan pérdidas. Los chicos, que están acostumbrados a encontrarse diariamente con la maestra y con sus compañeros, al cabo de unas semanas comienzan a extrañar su vida social y se sienten perdidos con tanto tiempo que no saben cómo utilizar.

Las instituciones educativas en cierta forma contienen al niño y es importante que los padres podamos remplazar esta contención dándole a nuestro hijo la atención que necesita. Porque a pesar de que es necesario descansar de la rutina, ésta a su vez es necesaria para la vida; nos organiza y nos guía día a día.

Alternativas para padres ocupados

En la actualidad los chicos pasan muchas horas fuera del hogar y el verano es el momento ideal para descansar de la agotadora jornada estudiantil. A pesar de esto, muchas veces los padres no pueden abandonar sus puestos de trabajo y los centros recreativos de vacaciones resultan una alternativa al problema.

Aunque algunas instituciones tienen propuestas muy interesantes debemos elegir bien qué es lo que queremos para los chicos ya que muchas veces estas colonias vacacionales resultan tan estresantes como asistir al colegio.

Conclusión

De ser posible evitemos inscribir a los chicos en colonias vacacionales u otras actividades recreativas con extensas cargas horarias; las mismas resultan muy agotadoras y esto no les brinda a los peques el descanso que ellos necesitan.

Aunque este tipo de alternativas son válidas, intentemos combinarlas con jornadas donde los niños invitan amigos a la casa o visitan la casa de sus amigos. Estos momentos resultan inolvidables para los niños. Jugando libremente fomentan su sentido de la amistad y sus niveles de fantasía y de creatividad.