Están probados los efectos de trabajar de noche en el estrés

Están probados los efectos de trabajar de noche en el estrés

Es sabido que luego de un sueño reparador rendimos más y mejor en nuestros trabajos. Dormir bien significa, como mínimo, seis horas de sueño. El ideal serían ocho horas, pero a muchas personas a medida que avanzan los años, van tendiendo a dormir menos.

Debemos pensar que de las 6 horas diarias, generalmente nocturnas, lo ideas es no despertarse y tener un sueño profundo. Aunque el estrés suele hacer estragos en estos temas, por lo que despertarse en muchos casos implica horas para volver a dormir.

Según el Director de la Clínica del Sueño Estivill y Coordinador de la unidad del sueño del Hospital General de Catalunya, Eduardo Estivill, el 30% de los españoles sufre de insomnio. Y en su mayoría se debe al estrés que sufren durante el día. Este se acumula y no permite la relajación  para conseguir un descanso completo.

En muchos casos el insomnio no se debe a un desorden patológico, sino que se debe a un cúmulo de estrés, el mal que afecta en las últimas décadas a casi todos de alguna manera.

Trabajadores nocturnos: Como funciona el cuerpo

Trabajar de noche, para el organismo no es lo natural. Un complejo, pero a la vez simple, mecanismo en nuestro cerebro, nos dice que de noche debemos dormir, cuando no hay luz. Este mecanismo trabaja de la siguiente manera, cuando no hay luz el cerebro fabrica la melatonina, que es una substancia que luego de unas horas que nuestro cerebro las fabrica le indica a un grupo de células que  hay que dormir. Es por eso que a la noche, tengamos sueño y queramos dormir.

Por lo que con estas conclusiones podemos decir que está comprobado científicamente que el cuerpo humano está preparado biológicamente para descansar de noche y estar despierto de día.

Realidad en datos concretos

Al trabajar de noche y dormir de día, el cerebro no descansa lo que debería. Esto significa que la calidad de vida de estos trabajadores disminuye notoriamente. Si a este factor le sumamos el estrés laboral, dará como resultado una expectativa de vida diminuye en cinco años.

Además de esta cifra para nada alentadora, es posible que sufran de problemas gastrointestinales, ansiedad, depresión y según datos, problemas sociales reflejados en una cifra más alta de divorcios.

Conclusión

Sabemos que muchos de los trabajadores nocturnos no tienen opción de elegir, otros tantos lo prefieren por varios motivos. Pero la realidad es que el trabajo nocturno no es lo mejor para nuestro cuerpo, simplemente porque biológicamente no está diseñado para trabajar así. Pero para los que trabajan de noche, intentar engañar al cerebro es un reto diario.