No queremos volvernos ciegos ante la realidad, y es que hoy en día a pesar de la mejora de la situación laboral, seguimos encontrándonos con muchos obstáculos y dificultades cuando hablamos de encontrar trabajo. Muchas veces, esto nos lleva a considerar trabajar con otro tipo de condiciones como lo es el contrato de media jornada, la cual su característica más distintiva es que regularmente los sueldos son más bajos que en una jornada completa en el mismo sector evidentemente porque el número de horas invertido es menor. Sin embargo, en este artículo, te decimos las ventajas de este deberías de tomar en cuenta para valorar una oferta de trabajo de media jornada y si esta te merece la pena.

Prohibición horas extraordinarias: Si, lo leíste bien. En el contrato de media jornada no se le pueden pedir horas extras de trabajo al empleado, se podrían acordar algunas horas complementarias pero estas deben de ser remuneradas y figurar en el contrato.

Capacidad de compaginar con otros trabajos o estudio: Este tipo de contrato te permite que durante el resto del día podamos utilizarlo ya sea para estudiar algo más o compatibilizarlo con otro trabajo para lograr conseguir más dinero.

Más tiempo para ti: si tienes una familia, hobbies, o algún tipo de afición, este tipo de contrato es perfecto para ti ya que te aporta más tiempo para que puedas disfrutar ya sea de tus hijos, algún pasatiempo específico, etc.

Conversión a contrato de tiempo completo: legalmente, si en algún punto la empresa te quiere contratar a tiempo completo, este deberá ser una decisión basada en un acto voluntario del trabajador, ya que este tiene la última palabra para elegir si continuar como estaba o cambiar su status dentro de la empresa sin ninguna repercusión laboral.

Teniendo en cuenta estos factores, te invitamos  que reflexiones si la oportunidad de un contrato de media jornada se te presenta y evalúes tu situación personal para elegir la opción que más se amolde a tus necesidades.