Trabajar en turismo es una opción

Trabajar en turismo es una opción

El turismo es una carrera en constante crecimiento. Hoy en día, existen muchas universidades que forman a los jóvenes que quieren dedicarse a alguna de las áreas de esta profesión. Carreras como gastronomía y hotelería están también muy relacionadas con el turismo, industria floreciente que con la globalización y los costos cada vez menores en transporte se ha hecho más y más importante.

¿Qué se requiere para trabajar en turismo? Conozcamos algunas de las características que debe tener quien ejerce esta ocupación, divertida pero a la vez muy demandante.

Estudiar, estudiar, estudiar

No alcanza con conocer bien la propia ciudad para convertirse en un guía turístico. Es fundamental saber de historia, geografía y cultura general. Un buen guía no se limita a aprender de memoria los parlamentos que pronunciará durante un recorrido o una visita guiada, sino que debe estar en condiciones de responder a las preguntas que se le formulen de cada lugar, y satisfacer la curiosidad de los viajeros que no se conforman simplemente con tomar buenas fotografías.

Los guías turísticos deben saber, además, más de un idioma. El inglés es fundamental, pero las empresas de turismo valoran también otros idiomas, ya que los tours en algún idioma específico se pagan más.

Disponibilidad horaria

Trabajar con el turista muchas veces exige que los horarios de trabajo se ajusten al tiempo de ocio de las demás personas. Si trabajamos con turistas, deberemos resignarnos a que nuestras propias vacaciones nunca coincidan con la temporada alta que es, precisamente, el momento en el que tendremos más trabajo.

De la misma manera, muchas personas que trabajan con turistas no se limitan a ofrecer una visita guiada a un museo sino que su función es entretener a los contingentes de viajeros, llevarlos a cenar y a disfrutar de la movida nocturna, por lo que rara vez el horario de trabajo de alguien de este sector sea un horario tradicional de oficina, sino que más bien se trabaja a contraturno.

Trato con el público

Como cualquier trabajo que demanda constante trato con el público, el guía turístico debe ser simpático y estar siempre abierto a escuchar y responder a las demandas de las personas para las cuales trabaja.

Podemos pensar que nunca será un trabajo tan estresante como lidiar con quejas, puesto que se trata de personas que están viajando por placer y disfrutando de su tiempo libre, pero no nos engañemos: en cualquier grupo también habrá turistas difíciles, malhumorados y siempre dispuestos a quejarse. También con ellos hay que saber lidiar.