Trabajar como animador o animadora en las vacaciones

Trabajar como animador o animadora en las vacaciones

Lea usted más sobre el perfil de trabajo de los animadores y como transmitir buen humor y producir un buen “feeling” en las vacaciones.

¿Qué hace realmente un animador o una animadora?
Los animadores se encuentran principalmente en el sector turístico. Trabajan en hoteles, grandes ferias, campings, en escuelas de submarinismo, surf o tenis, o bien en otro tipo de recintos dedicados al tiempo libre, sobre todo, en áreas vacacionales. Pero también pueden trabajar en otros lugares como en balnearios, e incluso en los parques de atracciones. Las tareas que realiza un animador suelen ser el entretenimiento a nivel profesional de los clientes o acompañarlos durante su estancia de vacaciones. Organizan, por ejemplo, juegos acuáticos, cursos de pintura creativa o un programa deportivo. Según el grupo y el lugar escogidos se pueden encontrar, por lo general, diferentes tipos de animadores. Existen, animadores tanto de niños como juveniles, deportivos, senior o familiares, que se encargan individualmente de las necesidades del grupo escogido. Una tarea adicional del animador también puede consistir en organizar el programa nocturno de lo clientes. Preparan, por ejemplo, musicales o representaciones de danza, como los obligatorios bailes en las discotecas, donde se encarga de animar a los clientes participando con ellos. Además, por lo general, suele realizar también labores de DJ, siendo por lo tanto responsable de seleccionar el tipo de música adecuado en la discoteca. También puede darse el caso de que tenga que trabajar como camarero. Se trata realmente de un trabajo polifacético, queexige un gran talento.

Condiciones
Normalmente la mayoría de los animadores suelen ser contratados con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años por las diferentes agencias de viajes y parques temáticos. Para poder trabajar como animador no se necesita ninguna formación determinada, aunque puede tomarse parte en un breve curso de formación organizado por el empresario antes de comenzar a trabajar con clientes. Puede consistir generalmente en un examen interno realizado por el empresario en el mismo lugar de formación. Los requisitos más importantesde un animador residen sobre todo en el campo de la comunicación y las relaciones sociales. Se espera capacidad de comunicación, trabajo en equipo, compromiso, independencia, flexibilidad y franqueza. Adicionalmente se debe, dado el caso, ser capaz de dirigir y organizar de forma autónoma, solucionar situaciones de conflicto y dominar como mínimo una lengua extranjera. Tener conocimientos adicionales a la hora de organizar juegos en los deportes más conocidos, en el trato con niños, e incluso experiencia en la rama del entretenimiento y el teatro, pueden ser considerados como una gran ventaja. Además por parte de los animadores se esperan buenos modales, comportamiento protocolario y un cuidado aspecto físico. Debe además encontrarse siempre fresco para transmitir energia, ya que ahí se encuentra la función principal del animador. Además de todo esto, no debe de tener problemas a la hora de trabajar varios meses alejado de casa, ya que la morriña no es un buen acompañante para este tipo de trabajo.

Nuevas experiencias, buen tiempo
El trabajo de animador conlleva muchas cosas positivas, el estimulo de abandonar un par de semanas o meses, como por ejemplo en vacaciones, el país de residencia y viajar con la mochila al extranjero, y allí regalar un par de activas semanas a personas que se encuentran en el lugar de destino. Se ofrece la posibilidad de no tener que pagar en los mejores hoteles en los lugares más bonitos del mundo trabajando, junto a la posibilidad de ganar algo de dinero. Conocer gente nueva, culturas distintas y un lugar desconocido previamente. En los mejores casos pueden también practicarlos conocimientos de alguna lengua extranjera en particular.

No es oro todo lo que reluce bajo el sol de vacaciones …
Desgraciadamente existe también un lado oscuro en este trabajo. A los animadores se les exige mucho diariamente. Deben estar constantemente presentes y de buen humor, además de tener siempre una sonrisa en los labios.¿Quién se dejaría conducir a un divertido juego acuático por un animador que estuviera de mal humor?. Aparte de la extremadamente larga jornada laboral, viene la falta de sueño y poco tiempo libre del que se dispone. Rara será la posibilidad de explorar la ciudad en cuestión o de poder ir durante un par de horas a la playa. En principio debe estarse disponible las 24 horas tanto para los clientes como para el empresario. Todo esto exige además una elevada carga física. La mayoría de los animadores disponen de un contrato de trabajo con un sueldo base, que dependerá de la temporada. Por esta razón la mayoría no trabajan durante mucho tiempo como animador, sino que utilizan esta posibilidad, para ganar algo de dinero en vacaciones o en el tiempo libre.