Asesor de empresas

Asesor de empresas

Esto se debe a un atractivo sueldo inicial y a la posibilidad de participar en proyectos en distintas industrias. No obstante, la mayoría de los candidatos no conocen realmente el esfuerzo personal que supone este tipo de trabajo.

profesion.es ofrece 5 razones en contra de trabajar para este tipo de compañías.

1. Pérdida del círculo de amistades
Trabajar en proyectos ambiciosos con plazos ajustados significa que deberá seguramente trabajar los fines de semana. Olvídese del tiempo libre entre semana, porque deberá trabajar incluso por la noche. Y por la mañana de vuelta al trabajo, de 12 a 14 horas al día sin excepción en diferentes fases del proyecto. Al principio los amigos siguen llamando regularmente, hasta que se dan cuenta de que sólo dispone de tiempo libre los fines de semana, si lo tiene. Para entonces sólo permanece el núcleo sólido de su círculo de amigos, y si trabaja durante largo tiempo como asesor es posible que lo etiqueten como un adicto al trabajo..

2. Mal sueldo
En principio parece ser contradictorio, eso de estar bien pagado como asesor. En comparación con un secretario/a o administrativo/a es bastante favorable, pero hay que tener en cuenta que para la media de horas que un asesor de empresas trabaja completando un gran número de tareas o problemas a resolver, el sueldo por hora es bajo. La expresión “hora extra” no existe casi en el campo de la asesoría, así que aquel que no esté de acuerdo, ya puede ir buscándose otro trabajo.

3. Competencia con los compañeros
Aquel que no quiera ser el último eslabón de la cadena durante mucho tiempo, tendrá que rendir para llamar la atención. Según sea la cultura de empresa, puede ser que cada uno deba pensar sólo en sí mismo e intentar encontrarse en buena posición ante el cliente antes que su jefe. Eso no significa utilizar siempre los medios adecuados. Para no bajar habrá que plantarse aunque sea a codazos. Quién no quiera estar en esa situación o no desee trabajar en un clima semejante, no sobrevivirá durante mucho tiempo en la asesoría.

4. Los empleados de las empresas asesoradas provocan tensiones adicionales
Cuando la asesoría de empresas llama a la puerta, muchos de los trabajadores de la empresa asesorada tienen un mal presentimiento. Malas experiencias o el miedo a la pérdida del trabajo, conllevan también a que el asesor no sea recibido en la mayoría de los casos precisamente con los brazos abiertos. Sobre todo en empresas envueltas en algún tipo de crisis económica o cambio de organización, donde es conocido que los puestos deberán ser reducidos, se deberá actuar de manera abierta y agresiva. Mediante confrontación directa se deberá poder poner a trabajadores en la calle con la conciencia tranquila, si usted puede aceptar su participación en este tipo de actividades.

5. Estrés físico y emocional debido a la carga de trabajo
Debido a la alta carga de trabajo, que puede ser de naturaleza tanto física como psicológica, el asesor puede encontrarse temporalmente bajo una enorme tensión. Esto puede provocar tanto problemas de salud como de desgaste (bildung-news informa ya sobre experiencias con desgaste). El poco sueño, combinado con la falta de movimiento y la alimentación irregular provoca en el cuerpo una espiral descendente que no permite margen de regeneración.

Conclusión: Aquel que quiera sobrevivir en la asesoría de empresas debe de ser fuerte. Aquellos candidatos que le den un gran valor al tiempo libre han escogido el camino erróneo con la asesoría. Sin embargo existe un gran número de beneficios para usar la experiencia obtenida en asesoría de empresas como plataforma de lanzamiento profesional. La asesoría es a menudo también una pasión, puede haberse nacido para este trabajo y ser capaz de realizarlo con éxito. Quien desee preparar una entrevista de trabajo para este tipo de empresas puede consultar literatura especial que se puede comprar en tiendas de libros.