La crisis económica afecta sobre todo al poder adquisitivo de los trabajadores

La crisis económica afecta sobre todo al poder adquisitivo de los trabajadores

Los trabajadores españoles volvieron a perder a lo largo de este año poder adquisitivo en sus salarios. Esta tendencia se viene produciendo de manera continua desde 2004, en los últimos meses lo que ha contribuido en ello es la inflación, que ha situado el incremento salarial promedio en el 4,4% menos que el IPC interanual de agosto.

España lidera las alzas salariales conjuntamente con Grecia (5,7%) e Irlanda (4,5%). Contrariamente, quienes menos crecimiento salarial han experimentado son Suiza (2,7%) y Francia y Alemania (3.3%) en ambos casos.

Corrigiendo previsiones salariales

El impacto que produce el aumento de los precios sumado a la crisis económica mundial resultó mayor para España que en el resto de los países europeos. Esto se ve reflejado en el hecho de que, mientras los trabajadores españoles pierden poder adquisitivo, los griegos e irlandeses vieron aumentado su poder de compra. Esto obligó a las empresas españolas a corregir el alza de sus previsiones salariales en unas seis décimas, lo que conlleva a la perdida de competitividad de sus productos y a la merma del poder adquisitivo de los salarios.

La espera de un comportamiento mejorado de la inflación, ha hecho de España el país europeo que ha mostrado mayor diferencia entre la previsión del incremento de salarios que esperaban las empresas para este año (3,8%) siendo el dato final del orden del 4,4%.

Donde apenas se observan diferencias es en las categorías laborales. Los puestos de mayor cualificación vieron incrementados sus ingresos en un 4,5% y los trabajadores manuales (operarios) en un 4,2%. Las previsiones para 2009 se sitúan en una posición similar, los salarios para puestos de dirección se incrementarían en un orden cercano al 4,2%, siendo el estimado para los trabajadores manuales cercano al 4%.

El talento suma puntos

Ser trabajador de talento contribuye al desarrollo del negocio y también suma puntos, es un hecho, que cada vez son más las compañías focalizadas en las subas salariales fijas en todo aquel trabajador que consiga reunir dichas cualidades.

También es cierto, que frente a la actual situación económica, resulta cada vez más difícil retener en plantilla a los talentos. Esto lleva a las empresas a tener que recurrir a nuevas formulas compensatorias que incluyen retribuciones variables (puestos más influyentes) y algunas otras concesiones como ser: coche de la empresa (97%), telefonía móvil (95%), cheques médicos gratuitos o de comida (46%) y en algunos casos, prestamos a bajo interés (30%).

Para los puestos directivos, especialmente en los últimos años, han ido ganando planes de previsión social, en cuanto a planes de “stock options” para aquellos empleados que han quedado en desuso, no se descarta que puedan volver a ser incluidos dentro de la oferta retributiva de las empresas para los años venideros.

Fuente: http://www.consumer.es/