La Responsabilidad Social Empresarial también abarca el medio ambiente

La Responsabilidad Social Empresarial también abarca el medio ambiente

En los últimos tiempos se ha comenzado a hablar acerca de la RSE, Responsabilidad Social Empresarial, como un llamamiento a los empresarios para que adopten prácticas sustentables, es decir, que sus metas sean compatibles con el desarrollo armónico de las comunidades en las que se encuentran. Proponen una forma de gestión empresarial basada en la ética y la transparencia, que preserve los recursos naturales y culturales, respetuosa de la biodiversidad y promotora de la reducción de las desigualdades.

 

Estos altos objetivos parecerían sólo posibles para las grandes empresas o las multinacionales; sin embargo, con la participación y educación del consumidor y sumando los valores del sistema de franquicias, quizás pueda lograrse que más y más gente se involucre en el cuidado del único planeta que tenemos.

Alguien tuvo la iniciativa

La idea nació en Brasil, en el año 2005, y prosperó también en Argentina, con el objetivo de difundir los valores e instrumentos de la Responsabilidad Social Empresarial entre las empresas del sistema de franquicias. En Argentina se denomina AFRAS (http://www.afras.com.ar) y forma parte de la Asociación Argentina de Franquicias. Se han propuesto trabajar en la sensibilización, educación y participación de los empresarios y empresarias del sistema de franquicias, en los temas ambientales, para concientizar acerca de la responsabilidad de cada uno en los distintos momentos y eslabones de la cadena de valor.

Sus medios serían la organización de actividades dirigidas a los empleados y consumidores, la creación de un Banco de Experiencias en RSE y la difusión de las acciones responsables que se realicen en el marco de las franquicias.

Los consumidores también

La sociedad actual impulsa la exacerbación del consumo creando un individuo que solamente mediante éste, logra suplir la insatisfacción de la vida moderna. Así, su único objetivo es consumir, no importa cómo ni cuándo ni con qué se haya producido eso que está consumiendo. Esto debe cambiar, porque también es cierto que los objetivos de la RSE no pueden cumplirse si del otro lado no hay un consumidor conciente y educado. En este sentido pueden cumplir un interesante papel las Asociaciones de Consumidores, creando una alianza estratégica con el sistema de franquicias local.