captura madrid.es

captura madrid.es


Aunque pueda resultar aburrido quedarse en Madrid todo el verano, a parte de acalorado, hay que poner al mal tiempo buena cara y aprovechar para conocer rincones aún desconocidos de nuestra cuidad o recordar aquellos que dejamos en el olvido.

La principal ventaja para disfrutarlo es que la ciudad se queda prácticamente desierta en verano, a excepción de los turistas. Menos gente, menos prisa, menos tráfico y en general menos agobio para disfrutar de la capital.

¿Qué hacer en Madrid en verano?

Para empezar se puede disfrutar de fantásticos museos y no solo nos referimos a los míticos como el Museo del Prado, el Reina Sofía o el Thyssen, sino a otra serie de muesos menos conocidos e igual de interesantes.

Por ejemplo el Museo Romántico, El Museo Sorolla, Casa Museo Lope de Vega o el Museo al aire libre del Paseo de la Castellana.

Para los que no sean muy amigos de los museos, pueden disfrutar de paseos por agradables y grandes parques que dotan la ciudad. Así se puede dar una vuelta al Retiro y disfrutar de su lago en una barca, visitar el Jardín Botánico o colarnos en el Templo de Debod en el Parque de la Montaña.

Y cuando llegue la noche siempre se puede escoger una buena terraza en el Barrio de la Latina para tomar unas “tapas” o asistir a algún concierto en los Jardines de Sabatini.

En el cielo de Madrid

Cuando llegan estas fechas de buen tiempo los edificios más emblemáticos madrileños abres sus puertas al cielo para ofrecer las mejores vistas de la ciudad a sus visitantes. Algunos de los más destacados son:

El Círculo de Bellas Artes situado entre la Calle Alcalá y Gran Vía

El Palacio de Cibeles o de las Comunicaciones se encuentra en Cibeles y abrió las puertas de sus terrazas recientemente.

La Casa Encendida, en Ronda de Valencia, además ofrece conciertos para disfrutar aún más.

El Museo Reina Sofía también dispone de una terraza desde donde apreciar el encanto de Madrid.