Captura de greenpeace.org

Captura de greenpeace.org

De media un oficinista genera 100 kilos de basura al año, solo en su trabajo y sin contar lo que genera en casa. Lo que implica un considerable gasto económico, de agua y energía. Si cada uno de nosotros, tanto trabajadores como directivos, tuviéramos conciencia de lo que puede mejorar el medio ambiente y cambiáramos nuestros hábitos la situación de nuestro planeta mejoraría considerablemente.

Consejos prácticos

Disminuye el consumo de papel. El 80% de los residuos de las oficinas es papel y cartón. La fabricación de estos materiales requiere muchos recursos, especialmente procedentes de agua y árboles. Si consumís papel reciclado, se ahorrará pues su fabricación requiere un 75% menos de energía. Además, para ahorrar papel: imprime los documentos a doble cara, coloca un contenedor de papel usado al lado de cada impresora y fomenta el traspaso de documentación online.
Gasta menos agua. Se estima que de media un empleado gasta unos 15 litros de agua al día, lo que va unido a un gasto superior de electricidad. Para reducirlo: instala inodoros de doble descarga y grifos con parada automática. Con estos cambios notarás una importante disminución en la factura del agua.
Reduce el transporte. El 60% de los trabajadores españoles se desplaza al trabajo en coche, si puedes hazlo en transporte público. Así evitaremos la contaminación y nos resultará mucho más económico. También habría que fomentar la asistencia de reuniones a través de videoconferencias, implantar el teletrabajo y el transporte colectivo en la empresa.
Mengua los residuos. Lo primero antes de nada es dotar a la oficina de contenedores donde poder reciclar, es decir, tener papeleras diferenciadas para papel, plásticos, cristales, material orgánico o residuos del sector como puedan ser cartuchos de tinta o material de escritorio. A la hora de el consumo de líquidos fomentar el uso de vasos no desechables y poner surtidores de agua en vez de botellas de agua mineral, en los dos casos reduciremos drásticamente el uso de envases plásticos.