La ergonomía es prevención de riesgos laborales

La ergonomía es prevención de riesgos laborales

La ergonomía es una ciencia que analiza aquellos aspectos que comprenden al entorno artificial construido por el hombre, procurado que los humanos y la tecnología trabajen en armonía. Para ello, se diseñan y mantienen los productos y equipos considerando una serie de principios que, si no se cumplen, pueden ocasionar deterioros en la productividad y la eficiencia, así como en los peores casos también pueden ser causa de lesiones o de enfermedades profesionales.

Ejemplo de ello pueden ser los dolores de espalda al pasar muchas horas sentado frente al ordenador, un deterioro en la visión producto de una iluminación deficiente o dolores de cabeza al trabajar en un ambiente laboral inadecuadamente equipado.

Ergonomía en el trabajo

Las bases de la ergonomía la proporcionan ciencias tan variadas como ser como la antropometría, la física, la psicología el diseño o la ingeniería industrial. El punto de partida es que los productos y el trabajo deben adaptarse al hombre, y no al revés. Por ello, que una empresa desee invertir en muebles ergonómicos para la oficina demuestra una valoración hacia sus empleados, privilegiando sus intereses por sobre el monetario (ya que los muebles de este diseño suelen ser más costosos). Pero a la vez, quienes optan por seguir los principios de esta ciencia saben que a la larga, esto repercute en una mayor productividad.

La ergonomía no solamente se ocupa de diseñar muebles e instrumentos, sino que también abarca las condiciones de trabajo tales como la temperatura, el ruido, la iluminación, la distribución del espacio y determinados factores organizativos.

Cómo elegir muebles ergonómicos

Hay que tener en cuenta que los muebles de oficina precisan tener un cuidado especial en sus medidas, de manera que combinen tanto un diseño armónico como también la comodidad y el disfrute. Por ello, no necesariamente un mueble de diseño será ergonómico.

Por ejemplo, hay que evitar las sillas tan altas que generen problemas para apoyar los pies en el suelo, con lo que se dificulta la circulación. También es importante controlar que el espaldar no esté ni demasiado inclinado ni tenga una profundidad excesiva. En una silla ergonómica el peso de la persona debe quedar soportado en las distintas zonas de apoyo del mueble y el espaldar debe brindar soporte a la nuca y a los hombros. Otro producto donde se presta cada vez más atención a la ergonomía es el ordenador: un monitor adecuado para cuidar la vista, teclados, ratones y almohadillas ergonómicos son algunos de los productos más buscados.