La profesión de las matronas requiere de mucha vocación pues se ocupan de la mujer en cualquier momento de su vida: la asesoran en aspectos tan importantes como el embarazo, el parto y posparto, la lactancia, la anticoncepción, la menopausia, la sexualidad…

La matronas y su profesión

Debido a la importancia de su acción, la obstetricia (como asistencia del parto) es una práctica que ha existido desde los albores de la civilización humana.

Según la definición internacional de la Confederación Internacional de Matronas (ICM):

Una matrona es una persona que ha completado con éxito un programa educativo de obstetricia que es reconocido en el país donde se imparte y que está basado en las Competencias esenciales para la práctica de la obstetricia de la ICM​ y en el marco de las Normas globales de la formación de la obstetricia de la ICM;​ quien ha obtenido las calificaciones requeridas para estar registrada y/o legalmente licenciada para ejercer la obstetricia y usar el título de matrona; y quien demuestra competencia en el ejercicio de la obstetricia.

Las matronas califican su profesión como ” el más bonito del mundo”

La profesión de las matronas abarca todo el viaje de tu bebé al mundo

Las matronas y su profesión: en el embarazo

Durante esta etapa, la matrona será un apoyo fundamental para la futura madre y su función será asesorarla en el desarrollo de su experiencia como madre. Vigila su estado de salud, la evolución de la propia gestación y el desarrollo del bebé. Durante el embarazo, la matrona:
1. Aconseja a la madre sobre hábitos saludables de vida.
2. Brinda los cuidados necesarios para aliviar las molestias propias de cada trimestre de la gestación.
3. Informa sobre las pruebas que debe realizarse la madre durante la gestación.
4. Informa sobre los controles de desarrollo del bebé y escucha los latidos de su corazón.
5. Controla el estado de salud a la madre, estudiando su peso, su tensión, perímetro abdominal…
6. Responde a todas las dudas que tenga la futura mamá para que no tenga miedos o temores sobre el parto.
7. Controla el avance de la gestación.

Las matronas y su profesión: en el momento del parto

Cuida del bienestar físico materno-fetal y atiende la situación emocional intensa por la que atraviesa la futura mamá en el momento del parto. En el momento del parto, la matrona:
1. Recibe a la mamá a su llegada al hospital para dar a luz.
2. Si el parto se ha iniciado, ella se ocupará del ingreso y de llevar a la futura mamá a la sala de dilatación, donde te atenderá durante el periodo de dilatación y el expulsivo. Si a lo largo del período de dilatación o el expulsivo apareciera cualquier complicación, avisará al medico obstetra para que él resuelva el problema que haya surgido.
3. Cuando llegue el momento adecuado, la matrona se ocupará de contactar o avisar al anestesista, si has solicitado la anestesia epidural.
4. Controla la dilatación y el estado del bebé a través de la monitorización fetal.
5. Cuando el parto sea inminente, te trasladará a la sala de partos. La matrona puede atender a la madre durante el período expulsivo y el alumbramiento, así como suturar la episiotomía.

Las matronas y su profesión: cuando el bebé ya ha nacido

1. Todavía en el hospital, la matrona controla la normalidad del posparto y del recién nacido durante las dos o tres horas posteriores al parto.
2. A partir de entonces, la madre recibirá los cuidados por parte de las enfermeras.
3. Una vez que hayas recibido el alta hospitalaria, la matrona te visitará o te recibirá en su consulta.
4. La matrona te informará y te asesorará en las cuestiones más importantes de esta nueva etapa, vigilará el estado de los puntos en caso de cesárea o episiotomía. 5. Te ayudará a instaurar la lactancia materna como método de alimentación de elección para el bebé.

¿Qué tengo que estudiar para ser matrona?

Una matrona es una enfermera especializada, por ello el primer paso es pasar por la universidad para cursar el grado en Enfermería. Una vez superado, tienes que optar por la especialidad oficial de enfermería obstétrico ginecológica, pasar el examen EIR para convertirte en Enfermera Interna Residente y superar dos años de formación práctica y remunerada en alguno de los centros públicos y privados que ofrecen este tipo de plazas.

Si quieres ejercer de matrona necesitas ser una persona muy empática, cariñosa y sobretodo necesitas sentir pasión por tu trabajo.