La musicoterapia resulta muy beneficiosa, tanto a nivel físico como psicológico

La musicoterapia resulta muy beneficiosa, tanto a nivel físico como psicológico

Además de un excelente medio de expresión y comunicación entre hombres y culturas, la música tiene numerosos efectos sobre nuestra salud física y mental. Veremos cuales son los beneficios de la música, muchos de los cuales posiblemente no conocieras hasta el momento.

En todas las culturas del mundo la música ha jugado-y juega- un papel primordial, no sólo como un medio de expresión fundamental entre los miembros de la misma sociedad, sino como vía capaz de establecer comunicación entre diversas culturas. Pocos lenguajes son tan universales como la música. Quizás algo tenga que ver el hecho de que el espacio sonoro es el primer espacio psíquico del ser humano y que percibimos el sonido incluso antes de nacer.

Todos hemos experimentado la capacidad que tiene la música de conectarnos con nuestras emociones y modificar nuestro estado de anímico. Pero los efectos de la música sobre los seres humanos van más allá. Y en estos efectos hace especial hincapié la musicoterapia.

Qué es la musicoterapia

Aunque para muchos este sistema terapéutico es casi desconocido, la musicoterapia se aplica con éxito desde mediados del siglo XX. En la década de 1950 se creó en EEUU la primera Asociación Nacional de Músicoterapia y se empezaron a impartir estudios universitarios sobre esta materia.

Desde entonces hasta hoy, en muchos hospitales, centros de rehabilitación para drogodependientes, geriátricos y escuelas especializadas de todo el mundo se aplica la musicoterapia como tratamiento complementario en enfermedades de todo tipo. Los sonidos, los ritmos y melodías se emplean para tratar dolencias tan diversas como, por ejemplo, la depresión, el autismo, el insomnio e, incluso, el cáncer.

Todas son ventajas

Algunos estudios señalan que escuchar determinados tipos de música tiene numerosos beneficios físicos y psíquicos. Al parecer, las ondas sonoras musicales ayudan a compensar la presión sanguínea, alivian las tensiones musculares, aumentan la cantidad de endorfinas en el organismo-con la sensación de bienestar que ello provoca-y resultan beneficiosos para el funcionamiento del sistema inmunitario.

A nivel psíquico la música puede ayudar a reducir el estrés y potencia la socialización. Las músicas más aconsejables para conseguir beneficios son aquellas que no tienen un ritmo demasiado rápido: música clásica, barroca, new age, o jazz, ya que el ritmo musical afecta el ritmo cardíaco. Y un ritmo cardíaco lento genera menos tensión física, lo que consigue relajar tanto el cuerpo como la mente.