Por fin llega la primavera

Por fin llega la primavera

La cepa de las pulgas que atormentan a nuestras mascotas y finalmente a toda la familia, son científicamente denominadas cetenocephalides canis. Estos parásitos no sólo significan picaduras y comezón; también pueden causar graves alergias y generar otros problemas como parásitos intestinales en las mascotas, que más tarde pueden ser contagiados a los humanos.

Cuando se aproxima el calor, las larvas de las pulgas -que pueden sobrevivir hasta 6 meses en estado latente- pasan a un estado intermedio de maduración denominado pupa y en un período de 15 días podemos vernos literalmente plagados de pulgas. Si tenemos mascotas, la primavera es el momento ideal para prevenir de manera sencilla y eficaz una situación que puede convertirse en un problema muy serio para toda la familia.

¿Porqué prevenir?

Por cada pulga que encontramos nuestra mascota hay de veinte a cien pulgas más en su ambiente. Sumado a esto, las pulgas sólo representan el 5% de la población total compuesta también por huevos, larvas y pupas. Además, cada pulga deposita un promedio de 17 huevos por día.

Con estos datos, no es necesario calcular la cantidad de ejemplares que habrá en la cucha de nuestro perro/gato y mucho menos las que alberga nuestro hogar. Si las condiciones son optimas para su reproducción (70% de humedad y 24ºC), este ciclo puede completarse al cabo de dos semanas. Por esta razón es importante controlar a las pulgas en todos sus estados, antes de que las primeras olas de calor y de humedad se abran paso.

¿Cómo hacerlo?

Los productos para pulgas han evolucionado muchísimo. En la actualidad se recomienda la utilización de aerosoles para la prevención en el ambiente y la aplicación de pipetas en las mascotas, tanto para la prevención como para la eliminación de los parásitos. Los aerosoles para el hogar son muy sencillos de utilizar. Además de matar a los ejemplares adultos, infertilizan los huevos y las larvas y su efecto generalmente dura un promedio de cuatro meses.

Las pipetas son gotas que se aplican en el lomo de los canes, generalmente cada uno o dos meses, dependiendo de la rutina de nuestra mascota. Son sumamente tóxicas para los parásitos y ayudan a controlar la re-infección porque inhiben sus capacidades reproductivas. Además, son totalmente inocuas para nuestras mascotas. Este tratamiento puede reforzarse con talcos especiales, siempre y cuando la piel del animal no sea demasiado sensible.

¡Alerta!

Recordemos que estamos hablando de prevenir una plaga. Si el problema ya se ha instalado en nuestro hogar debemos recurrir a otros métodos más drásticos como fumigaciones mediante soluciones acuosas concentradas que permitan una mejor penetración en las superficies a tratar. Debemos solicitar a nuestro veterinario que nos provea con el químico más adecuado y que nos indique como aplicarlo.