Tras los llamados incidentes Palin, llega otra perlita desde sus filas. Esta tiene un tinte mucho más serio que las anteriores, ya que hace referencia al trato que recibe desde su propio partido.

Libertad para Sarah Palin

La periodista Alma Dale Campbell Scott de la CNN, que ya protagonizó un pequeño enfrentamiento con el poder republicano, solicitó desde los medios que se dejara de tratar a la candidata a la vicepresidencia Sarah Palin como una delicada flor a punto de marchitar. Campbell Scott anunció que había llamado a los responsables de la campaña de McCain para que vetaran ese comportamiento sexista y, para ello, no dudó en proclamar la consigna “Libertad para Sarah Palin” a bombo y platillo.

Algunos de los incidentes Palin han dado mucho que hablar en las últimas semanas: los 6000 años de vida de la tierra, los debates sobre el nieto-hijo de la gobernadora, la acertada convivencia de dinosaurios y personas, la eventual llegada de Jesús o la prohibición de libros de autores como Rousseau, Steinbeck, Huxley o Stephen King, han sido algunos de los más destacados.

Ahora el siguiente episodio de Sarah Palin puede deparar más sorpresas. Palin debe hacer frente a la imagen que parece mostrar el partido republicano de ella. Su partido, por motivos dificilmente justificables, decidió intervenir en las preguntas que los periodistas podían o no hacerle. Según Campbell Scott el público estadounidense merece noticias de verdad y eso sólo se consigue con la práctica real de la libertad de prensa.

Sarah, la fortaleza de lo conservador

Una mujer que se crió en Alaska, fuerte y confiada, no debe quedar ensombrecida por un tratamiento sexista y discriminatorio, tal vez por su labor política sí mereciera reproches o críticas, pero esa conducta republicana que promueve el fervor patriótico de sobreprotección y que consolida una imagen de la mujer aséptica y virginal, arrastra hacia el sumidero todo el peso que sus palabras y su experiencia puedan tener.

La periodista exige la libertad de la gobernadora como si de Liberad a Willy se tratase y remata su intervención diciendo “Palin tiene tanto derecho como los hombres a ser un candidato real en la carrera hacia la presidencia. Así que déjenla actuar como tal”