Los videojuegos han sustituido a los juegos tradicionales

Los videojuegos han sustituido a los juegos tradicionales

El juego en los niños es una herramienta fundamental para el aprendizaje en las primeras etapas de desarrollo. Mediante el juego crecen física, espiritual e intelectualmente. Se entiende por juego cualquier tipo de actividad que llevamos a cabo por placer, sin la preocupación del resultado final. El juego les permite desarrollar la creatividad y su imaginación, y transformar el mundo que los rodea de acuerdo a su manera de percibirlo.

Desde el punto de vista social, el juego es un gran articulador en la adaptación societaria y personal, que el niño hace en sus diferentes etapas de desarrollo. Debemos tener en cuenta que no todos los juegos tienen el mismo valor; depende mucho del nivel de crecimiento que promueven y de qué y cómo juegan los niños.
Lograrán un mayor beneficio personal a través del juego en la medida que ellos aporten creatividad, imaginación y experiencia como distintos personajes dentro de la trama del juego.

Los factores ambientales influyen en el modo de jugar de los niños, así como en la cantidad de tiempo que dedican al juego. La actitud de los adultos hacia el juego y lo que hacen para impulsarlo; la influencia de la televisión y otros medios de comunicación; y el tipo de juguetes que utilizan también son determinantes.

Los juegos tradicionales se van perdiendo

Las actividades extraescolares y la vida laboral de los padres (en la mayoría de los casos ambos integrantes de la pareja trabajan) han provocado que los niños tengan menos tiempo libre para jugar. La sociedad en su evolución ha suprimido la cultura del juego en el barrio, que se ha visto desplazada por motivos económicos y de seguridad social.

Actualmente, cuando los niños tienen tiempo libre para jugar, se inclinan por los videojuegos o por la televisión (en un promedio de 3 a 4 horas por día). De todos los factores que afectan al juego, pocos han tenido un impacto tan inquietante como los cambios que han sufrido los juguetes en la última década.

El juego se irá conformando de acuerdo a la edad del niño, desde los juegos más funcionales en la primera etapa, hasta los juegos con estructura y reglas, como el deporte, en los niños de siete años en adelante.