Foto de http://www.enbicialtrabajo.com

Foto de http://www.enbicialtrabajo.com

Lo primero que puedes pensar cuando alguien te dice que la bicicleta es su medio de transporte para ir a trabajar es lo peligroso que puede ser. En grandes ciudades como Madrid y Barcelona la hora punta de la mañana se convierte en una selva sobre el asfalto, y la bicicleta no parece la mejor opción para llegar sano y salvo.

Sin embargo, los ayuntamientos tienen cada vez más en cuenta a este medio de transporte. La creación y mejora de los carriles-bici por las principales arterias urbanas facilitan las rutas, y otras acciones como la ampliación de los aparcamientos acaban con el problema de dónde dejar la bicicleta durante el horario laboral.

Ventajas

La primera ventaja es clara: el ahorro. Ir en bicicleta al trabajo implica en la mayoría de los casos no coger el coche. Si durante la semana lo dejamos aparcado en el garaje, a final de mes notaremos en nuestra cuenta bancaria el ahorro en gasolina, peajes o multas.

La salud también se verá beneficiada si nos habituamos a este medio de transporte. Cada vez el sedentarismo está más presente en nuestras vidas, y el entrenamiento que supone un uso regular de la bicicleta repercutirá en nuestro cuerpo, haciendo además que llegamos al trabajo activos y de mejor humor.

Por último, el medio ambiente te lo agradecerá. Los vehículos de motor, cada vez más numerosos, son una de las principales causas de la contaminación atmosférica y acústica. Gracias al uso de la bicicleta contribuirás a reducirlas de forma considerable.

Consejos

Pese a todo, es bueno tener en cuenta algunos consejos para que el trayecto sea lo más cómodo posible. Si no estás acostumbrado es mejor habituarse poco a poco. Antes de ir todas las mañanas al trabajo empieza por pequeños trayectos para hacer la compra o visitar a los amigos.

Cuando ya estés habituado a las calles de la ciudad, planifica la ruta más adecuada desde tu domicilio al centro de trabajo. Si la distancia es mayor de 5 kilómetros o con obstáculos como grandes vías, ten en cuenta la opción del transporte público. En los cercanías se aceptan bicicletas que te pueden ayudar a salvar estos problemas.

No olvides que la seguridad es lo más importante. El uso del casco es obligatorio en vías interurbanas, pero recomendable en todos los trayectos. Pon especial atención en las intersecciones y respesta las normas de tráfico como un vehículo más. Usa ropa adecuada y guarda el maletín o bolso en compartimentos adecuados para ello.

Si te comportas con responsabilidad, la bicicleta se convertirá en tu mejor opción para moverte por la ciudad. El medio ambiente, tu cuerpo y tu bolsillo te lo agradecerán.