Con el panorama financiero actual, debemos ser muy cuidadosos en nuestras inversiones para 2009

Con el panorama financiero actual, debemos ser muy cuidadosos en nuestras inversiones para 2009

Para ello, a continuación ofrecemos un estado de situación que abarca distintas opciones para invertir dinero desde la perspectiva actual:

Comencemos por los depósitos a largo plazo (inversiones superiores a los doce meses): a las opciones clásicas se suman las garantizadas y las estructuradas, con rentabilidades en general mayores (del 2 al 5 por ciento), pero siempre con un plazo de inmovilización mayor (hasta los 25 meses). Se trata de una inversión relativamente segura, pero aquí plazos (inmovilización de fondos) y liquidez no van de la mano. En el caso de los de corto plazo (de 1 a 12 meses), la clave parece estar en la falta de liquidez que produjo la crisis, con lo que los porcentajes de TAE van del 11 por mes, llegando al 6,5 y 7 al año. Sin embargo, todo hace prever que el mercado se “acomodará” y esta situación habrá de cambiar. A estar atentos.

Si queremos reducir al máximo el riesgo, nada mejor que las cuentas remuneradas, que por lo menos ofrecen una rentabilidad mayor a la inflación, junto a la enorme ventaja que significa disponer en cualquier momento del dinero en la mano.

Parece que todo va a seguir igual

En el mundo de las acciones y los mercados bursátiles, la tendencia parece continuar lo que se padeció en este fin de 2008. Pero, como se dice, cuando algunos pierden otros ganan, por lo que, por un lado, convendrá estar atentos a las oportunidades que pueden sucederse y actuar rápido, y por otro, analizar el caso de las empresas que han recibido pocos embates de la crisis, las que nos podrán dar cierta seguridad a la hora de invertir. ¿Se anima usted a arriesgar?
Igual suerte que con la bolsa se corren con productos financieros como los Warrants, que al depender de los mercados bursátiles, están limitados por los vaivenes y la volatilidad.

Otro escenario que ofrece pocas certezas es el de los Fondos de Inversión. La lógica nos invita en estos tiempos críticos a optar por los de renta fija o los garantizados. Y cuidado: siempre conviene analizar las comisiones, ya que según el caso pueden afectar sensiblemente a las ganancias.

En cambio, si lo que se busca es seguridad, la emisión de deuda pública brindará una garantía considerable. No será una mala opción entonces decidirse por Letras del Tesoro, aunque la rentabilidad no sea muy tentadora (escasamente superior a la inflación proyectada) y las inversiones deberán hacerse de a mil Euros. Una situación parecida sucede con los Bonos del Estado, que siempre son un imán para los inversionistas conservadores, capaces de hacer descansar su dinero en el largo plazo (de 3 a 30 años) y la baja rentabilidad (del 3 al 5 por ciento) que imponen los bonos.

El oro y la plata no fallan

Por último, una opción menos convencional, pero no por ello menos considerable, será encontrar salvaguarda en metales preciosos como oro y plata, ya que han tenido una interesante suba en su valor durante los últimos meses de 2008.

Sea cual fuere la decisión, asegúrate de arriesgar lo menos posible. El 2009 se viene con muchos desafíos, y no es cuestión de comenzar debiéndole nada.