Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes

Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes

Hay muchas familias que tienen negocios, que trabajan juntas y que administran tanto las propiedades comunes como las ganancias que la empresa les genera. Las responsabilidades del negocio familiar suelen pasarse de padres a hijos.

El hecho de trabajar en el negocio de la familia –sea éste un comercio, una industria o una empresa de servicios- tiene sus pros y sus contras. Dentro de este tipo de trabajos, las cuestiones familiares y laborales están íntimamente emparentadas, con todas las ventajas y desventajas que esta cuestión puede acarrear. Especialmente si el negocio no es propio, sino de la familia y uno es solamente una parte del mismo.

Algunos aspectos negativos

La principal desventaja podría ser el hecho de que cualquier conflicto familiar pasa a ser inmediatamente un conflicto laboral, y viceversa. ¿Cómo trabajar codo a codo con tu padre luego de haber tenido una discusión en la cena? ¿Cómo pasar un fin de semana tranquilos, en familia, cuando no está claro si se te podrá dar ese aumento que tú consideras tan merecido? Negociar con tu empleador, ya sea tu salario o bien tus horas de trabajo, puede ser más complicado aún si es alguien de tu familia.

Otra desventaja tiene que ver con la presión por permanecer en el negocio familiar. Si una familia hace años que se dedica a producir y exportar embutidos, por ejemplo, ¿qué ocurre con el único hijo si su verdadero deseo es estudiar análisis de sistemas, medicina o arquitectura? El negocio familiar puede ser motivo para que el propio crecimiento profesional quede relegado por fidelidad a la familia.

Ventajas del negocio familiar

Por supuesto, el trabajo en una empresa familiar tiene sus ventajas. Se acaban muchas de las formalidades que tienen otros empleos, cuando resulta que tus patrones son tus padres o tus tíos. Tienes más flexibilidad laboral, ya que puedes negociar pedirte días por examen o para hacer un viaje fuera de temporada, arreglando con tus familiares cómo recuperar esos días. Puedes opinar y aportar tus propias ideas para el negocio sin necesidad de llegar a ganar jerarquía, tan sólo como derecho por ser parte de la familia.

Probablemente, una de las mayores ventajas es que se minimizan tus posibilidades de quedar desempleado. El negocio familiar te garantiza una base, con la que a veces sabemos que contamos desde mucho antes de entrar al mercado laboral. Y toda la experiencia que nuestros padres han conseguido en años de duro trabajo, nos la transmiten con paciencia y dedicación mientras trabajamos a la par.