¡Cuidado con el marketing piramidal!

¡Cuidado con el marketing piramidal!

En tiempos de crisis, no es poco común encontrarse con avisos que ofrecen enriquecernos de la noche a la mañana. Por lo general, se evita mencionar exactamente en qué consiste este empleo casi mágico que sólo un tonto podría rechazar, y se hace énfasis en cuestiones tales como cuántos años necesita una persona para enriquecerse, si usted está o no satisfecho con su nivel de vida y cómo cambiaría radicalmente la misma si pudiera incrementar sus ingresos con cifras que parecen imposibles.

Pues bien: lamentamos romperle la ilusión, pero en muchos casos se trata de una de las mayores estafas de la comercialización: el marketing piramidal.

El negocio multinivel

Se conoce como negocio multinivel a un determinado esquema de comercialización en el cual existe un producto que hay que vender. Cada miembro de un negocio multinivel gana dinero vendiendo productos a otros miembros de su misma organización, pero además gana un porcentaje de las ventas que generen sus distribuidores en su línea descendente.

Cuando una persona se integra a este esquema de negocios, pasa a ser inversionista, empleado, jefe y cliente a la vez, ya que debe consumir el producto para demostrar lealtad a la empresa.

El fraude del marketing piramidal

Este negocio es ilegal y termina por fracasar, ya que lo único que se mueve es el dinero. No hay un soporte de venta sino que uno gana incorporando personas al negocio, que a su vez deben incorporar más personas para ganar dinero y así sucesivamente. ¿El resultado? Se enriquecen unos pocos en la cima de la pirámide y pierden todos los que se incorporan después.

¿Cómo distinguirlos?

Básicamente, hay que aceptar que nadie se hace millonario de la noche a la mañana sin trabajar, salvo estafando a otras personas. Así que desconfíe de todos aquellos anuncios que digan que, invirtiendo diez dólares, pueden redituarle cincuenta mil en un mes. Sin embargo, si la empresa tiene un producto que vender –como tantas compañías que utilizan un esquema multinivel- usted puede recurrir a ellas como una manera de hacer ingresos. Por lo general exigen una inversión inicial en productos, y usted mismo debe procurarse sus clientes. No es fácil, pero puede funcionar.

Las tres preguntas básicas que hay que formularle al que nos quiera hacer entrar en este tipo de negocios son las siguientes: ¿Cuánto hace que existe la compañía? Así sabrá si sólo buscan dinero y luego escaparse. ¿En qué países opera? A veces estas empresas evaden las leyes de algunos países, pero es menos probable que lo hagan en varios. Finalmente, debe preguntar si es posible ganar más dinero que la persona que lo está invitando, y con la misma inversión. La respuesta debe ser sí, según el trabajo que usted haga.