Screenshot www.educacion.gob.es

Screenshot www.educacion.gob.es

España es uno de los países a los que más le está afectando la crisis global de estos últimos años. Por eso, hay muchos estudiantes recién licenciados que no encuentran trabajo en algo relacionado con lo que llevan estudiando tantos años.

Muchos se ven obligados a trabajar en sectores como la hostelería o el comercio con contratos temporales, pero en cambio hay muchos otros que no se resignan y buscan soluciones.

Emigrar

Observamos que últimamente hay mucha gente que sale fuera de España para trabajar o simplemente para perfeccionar su inglés. Ya no son solo los erasmus los que copan los pisos de estudiantes de países como Inglaterra o Alemania, cada día hay más gente que no se resigna a pasar meses y meses en paro y que decide probar una aventura en el extranjero.

Una vez allí, en ciudades como Londres, por ejemplo, se imparten cursos gratuitos de inglés con los que puedes alcanzar una base para comunicarte. Algunos son cursos impartidos por futuros profesores que necesitan prácticas. Esto nos vendrá muy bien para poder apreciar los matices del inglés nativo y poder “coger oído” como se dice vulgarmente.

Cursos MEC

Es una opción para los estudiantes. Son una serie de becas que oferta el Ministerio de Educación que te permiten viajar a un país extranjero durante 3 semanas para aprender inglés, francés o alemán.

La cuantía de estas becas depende del destino que elijas, no siendo ninguna inferior a 1000 euros.

Los destinos son muy variopintos. Desde Nueva Zelanda a Canadá, pasando por Malta o Inglaterra, son algunos de los muchos países que cuentan con escuelas para aprender idiomas.

El Ministerio también ofrece estas mismas becas para el profesorado, como una oportunidad para que estos puedan mejorar y llegar así al nivel que hoy día exige el mercado europeo en el que nos movemos.

Así que, ¿por qué no probar suerte?, ¿por qué no iniciar una nueva andadura en el extranjero? Puede que gracias a estudiar inglés, descubras que tu vocación es la enseñanza. Y, ¿quién sabe? Puede que con el paso de los años, vuelvas a España a impartir clases de idiomas.