Los ojos pueden resentirse por la pantalla

Los ojos pueden resentirse por la pantalla

Si tu trabajo te exige estar frente a la pantalla del ordenador varias horas por día, seguramente tus ojos comenzarán a resentirlo. Sequedad, cansancio visual, dolor de cabeza y problemas aún más severos surgen como consecuencia de fijar la vista frente al monitor por mucho tiempo. Sin embargo, muchas veces no podemos evitarlo. ¿Qué podemos hacer para cuidar nuestra salud visual?

Adquiere un monitor adecuado

Las empresas están obligadas a brindar seguridad a la salud de sus empleados, así que si aún no se te ha proporcionado un monitor adecuado, puedes exigirlo. De la misma manera, si trabajas por tu cuenta, considera una inversión en tu salud el adquirir un monitor de pantalla plana que cumpla con ciertas prestaciones mínimas, tales como resolución, dot pitch, o frecuencia de refresco. Sabemos que este tipo de artículos son costosos, pero valen lo que uno paga por ellos.

Personaliza tu procesador de texto

Si se trata de leer de la pantalla durante horas, lo primero que debes hacer es darle un alivio a tu vista. Por ejemplo, si te manejas con Word, puedes cambiar el fondo blanco por uno gris o verde azulado (que los oftalmólogos asocian con comodidad y descanso visual), sin tanto brillo. También debes tener en cuenta el tamaño de la fuente.

Por ejemplo, en lugar de leer en una letra tamaño 12 (adecuada para la impresión pero que exige un gran desgaste visual desde la pantalla) puedes agrandarla hasta 24 puntos. Si el texto posee párrafos con distinto tamaño de letra, puedes modificarlo seleccionando todo el texto y utilizando el botón “agrandar fuente”. La idea es poder leer separados del monitor por al menos 80 centímetros, cosa que no conseguiremos con una fuente más pequeña.

Consulta al oftalmólogo

Aún cuando históricamente nunca hayas tenido problemas en la vista, si tu trabajo exige mucho de tus ojos es hora de que comiences a cuidarlos. Puedes adquirir lentes con antirreflex (un tratamiento de los cristales que sirve para evitar que gran parte de los rayos del monitor alcancen y dañen tus ojos). También pídele que te recete gotas contra la sequedad ocular: al pasar horas delante del monitor, nuestros ojos parpadean con menor frecuencia y esto causa que se sequen y se irriten (habrás notado que se enrojecen luego de estar mucho tiempo utilizando el ordenador).

Finalmente, no dejes de hacerte exámenes periódicos de la vista, para evitar que un pequeño problema de salud visual termine en una complicación grave.