A la entrevista debes ir vestido correctamente

A la entrevista debes ir vestido correctamente

El momento de la entrevista laboral es muy importante a la hora de conseguir un nuevo empleo. Con la imagen que mostramos, nuestro potencial empleador ya es capaz de reconocer muchas características de nuestra personalidad que pueden convertirnos –o no- en un candidato ideal. Tanto los hombres como las mujeres deben prestar atención a ciertos consejos a la hora de elegir su atuendo para esta instancia. Estas recomendaciones están dirigidas especialmente para ellas.

¿Qué me pongo?

Seguramente ya sabes qué atuendos te sientan mejor, escoge ropa que, además de elegante, te resulte cómoda, porque si no transmitirás tu incomodidad al entrevistador –estirando el ruedo de la falda, por ejemplo, o acomodándote constantemente una hombrera que se te sale de su lugar-.

Elegante no quiere decir seductora: no te vistas como para una cita, ya que vas a deslumbrar con tu experiencia y tu talento, no con tus piernas. Está permitido ir a la entrevista con pantalones (siempre de vestir, nunca un jean) siempre y cuando los acompañes con una prenda bien femenina, tal como una blusa de seda o un pañuelo al cuello.

Maquillaje y peinado

En cualquiera de estos dos ítems, lo más importante es la moderación: ni disfrazarse, ni dejarse estar. Hay que estar prolija ante todo, sin dejar de ser una misma. Por lo pronto, intenta conservar –dentro de lo posible- tu propio estilo: si eres de salir a cara lavada, no te pintes como un payaso de circo. Delinea levemente los ojos y elige una sombra a tono con el vestuario. Elige destacar tus ojos o tu boca, no todo junto.

Con respecto al cabello, si lo llevas muy largo o está algo desprolijo, elige un peinado que te permita llevarlo recogido y coloca algo de gel o de spray para mantenerlo en su lugar.

Aros y tatuajes

Si bien en las mujeres no suelen molestar tanto como en los hombres, sé discreta con tus aretes y tus piercings. Por lo general, para los trabajos que requieren de buena presencia, no está bien visto que haya aros a la vista fuera de otro lugar que los lóbulos de las oreas. Si tienes perforada la nariz, la ceja o la lengua, retira tus piercings antes de ir a la entrevista.

Con respecto a los tatuajes, salvo que trabajes como asistente en una tienda de modas, no suelen ser bien vistos por los empleadores. Ocúltalos con la ropa, y si tienes alguno en la cara, prueba cubrirlo con una base de maquillaje.