El aspecto es muy importante en una entrevista de trabajo

El aspecto es muy importante en una entrevista de trabajo

Durante la entrevista laboral, ponemos en juego toda nuestra retórica para convencer al posible empleador que somos la persona idónea para cubrir el puesto. Sin embargo, antes de decir siquiera una palabra, ya con nuestra imagen estamos trasmitiendo determinadas características de nuestra personalidad y de qué clase de empleado podemos ser.

Si no quieres que tus entrevistadores se queden con una impresión equivocada, presta atención a los siguientes consejos a la hora de vestirte para ir a una entrevista de trabajo. En esta primera parte nos dedicaremos a los hombres, la segunda parte está dirigida a las mujeres.

¿Una afeitada perfecta?

El vello facial –sea barba, bigote o ambos- no es necesariamente un error en el arreglo personal, siempre y cuando esté cuidado y prolijo. Por eso, no vayas a una entrevista con una barba de tres días, aún cuando sea tu look habitual. Da una imagen de informalidad que no es deseable para ciertos puestos (de más está decir que no es lo mismo si la entrevista es para trabajar como vendedor en una tienda de discos que en las oficinas de una compañía multinacional).

Sin embargo, si habitualmente usas barba, opta por recortarla prolijamente y no por afeitarla por completo: se notará la piel de tu cara de dos colores diferentes (más clara donde había vello) y tampoco se verá del todo bien.

Invierte en un saco

Hay ciertas cosas en las que no conviene ahorrar dinero, y una prenda de vestir de uso diario en el trabajo, como ser un buen saco, es el ejemplo perfecto. Si llevas uno de mala calidad, se nota a simple vista: a veces las costuras del forro están falladas, o se ven alevosamente las puntadas del dobladillo de la manga. Si llevas un saco prestado, salvo que sea de tu talle exacto, no te verás elegante sino ridículo: tanto con los hombros hundidos bajo el peso de un saco grande, como mostrando las muñecas con un saco que te queda corto de manga.

Por eso, a la hora de ir a una entrevista, asegúrate de haber escogido un saco de buena calidad y que te siente bien. Y, por supuesto, de complementarlo con una camisa elegante y zapatos a tono.

Detalles que te restan seriedad

Salvo que seas un adolescente que busca su primer empleo de manera muy informal, no está bien visto que acudas a una entrevista con una argolla en tu oreja, tatuajes a la vista, ni qué decir una corbata con caricaturas. Debes transmitir una imagen lo más sobria posible, y demostrar sentirte cómodo con tu vestimenta a pesar de que en casa pases el día en pantalones cortos y camiseta de fútbol.