Reconocer ofertas de trabajo serias

Reconocer ofertas de trabajo serias

Por esta razón, queremos ofrecerle una vista panorámica de qué tipo de estafadores podrían querer hacerse con su dinero.

Consejo N°1: ¡Nadie regala el dinero!
¿Le parece algo muy obvio?. Tenga cuidado. Siempre están apareciendo una y otra vez anuncios en el periódico, en revistas o por la calle que prometen mucho dinero sin riesgo y con una inversión mínima. Además la mayoría prometen la posibilidad de trabajar desde casa y la ventaja de poder organizar su tiempo de trabajo. Para ello únicamente debe hacerse con algún producto de precio desorbitado. Las promesas que se le hicieron en un principio, no se cumplirán finalmente y en alguno de los casos podría llegar a verse endeudado.

Consejo N°2: Un trabajo adicional no cuesta nada
¿Se le ofrecen grandes ganancias como modelo fotográfico pero para ello debe usted adelantar unos 200 euros para las fotos?. ¡Búsquese otra cosa!. Las agencias de modelos, por lo general, no suelen exigir dinero para el “book” de fotos. Esos costes suelen ser asumidos por la propia agencia en el caso de que sea seria. De la misma manera, debería renunciar a los gastos obligatorios referentes a la lista de direcciones que le prometen estos lucrativos trabajos. Cuando deba realizar una llamada para una oferta de empleo, tiene que tener cuidado de no marcar una línea de servicio que cuestan o incluso superan un Euro por minuto.

Consejo N°3: los empresarios serios siempre aportan información precisa acerca de la actividad que realizan y la dirección donde se encuentra la empresa
No haga caso a las ofertas de trabajo que no digan de forma clara, a que campo de actividad se dedican. Las ofertas de trabajo serias siempre ofrecen datos concretos acerca de lo que se deberá realizar y de las ganancias económicas. Debería tener cautela cuando no aparezca en el anuncio ninguna dirección de la empresa, o cuando únicamente se incluya el código postal.

Resumen: Para un buen trabajo eventual no hay que invertir dinero. Hay que tener mucho cuidado con las ofertas de trabajo que prometen ganancias altas pero exigen de pagar dinero antes. En estos casos suele haber más de una pega.