¿Necesitas un aumento?

¿Necesitas un aumento?

No es fácil tomar la decisión de ir a hablar con tu jefe para reclamar un aumento, por más que el mismo sea absolutamente justo y merecido. Siempre cabe la posibilidad de que nos digan que no. Sin embargo, vale la pena intentarlo: no solamente por mejorar nuestro poder adquisitivo, sino porque un aumento es un reconocimiento de la empresa por el trabajo que venimos realizando.

Si estás decidido a pedir una reunión con respecto a este tema, ordena tus ideas y piensa bien lo que dirás. Mientras que hay algunos puntos válidos a considerar, otro tipo de reclamos conllevan más problemas que beneficios.

Qué decir

Haz énfasis en los objetivos que tú o tu equipo haya cumplido satisfactoriamente y que le hayan conllevado a la empresa beneficios que salten a la vista: conseguir un nuevo cliente, por ejemplo. De esta manera, equiparas tu salario a una inversión que trae más ingresos a toda la empresa.

Saca a la luz la capacitación, los cursos que hayas tomado, todas las jornadas, charlas o congresos en los que te hayas inscripto, especialmente si no los pagó la empresa. A mayor capacitación, corresponde un mejor salario. Demuestra que eres hoy un empleado más valioso que cuando se te contrató.

En último lugar, menciona algunos sacrificios personales que hayas hecho por la compañía, tales como posponer tus vacaciones, trabajar horas extra o incluso los fines de semana. Que no parezca que estás reclamando un favor que se te debe, simplemente se trata de demostrar que has dejado todo por la compañía.

Qué callar

Nunca pidas un aumento en base a cumplir con aquellas cosas que desde un primer momento se pretendían de ti. Se te dirá que para eso se te contrató y que el salario fue mutuamente acordado. De la misma manera, no puedes pedir un aumento alegando que eres puntual o que nunca faltas a trabajar, ya que esto es lo mínimo a cumplir simplemente para conservar un empleo.

Y finalmente, no reclames un aumento comparándote con otros empleados. Si te has enterado que un colega gana más que tú, es comprensible que te sientas estafado, pero el salario es parte de un acuerdo personal y no tiene por qué ser el mismo por la misma tarea. Tal vez pases un mal momento cuando se te eche en cara las capacitaciones que ha tomado tu compañero y que tú –ya sea por cuestión de horarios- te negaste a tomar en su momento.