Se necesitan ideas frescas y originales para salir de esta crisis

Se necesitan ideas frescas y originales para salir de esta crisis

Se han realizados medidas de rescate con intervención estatal en países netamente capitalistas, una paradoja del destino.

Los altos mandatarios de todos los países recurren a consejos de expertos con la esperanza de realizar una administración lo menos traumática posible de los alcances de la crisis internacional. Pero los expertos con una excesiva formación académica no pueden vislumbrar soluciones que no respondan a otros criterios que no sean salvaguardar el orden económico le cueste a quien le cueste. Los expertos en economía solo quieren que los números cierren sin importar demasiado que, quienes están en el medio para que estos números cierren es la gente común. Sin darse cuenta que de esta crisis no se sale solo con economistas, y cálculos matemáticos, se sale ente todos, y son la gente común quienes pondrán el mayor esfuerzo.

Está todo inventado

Muchas veces los expertos economistas deben abrir sus mentes y escuchar ideas innovadoras, que en definitiva son las que nos ayudaran a salir de este problema. La creatividad es la madre de la esperanza, en ella debe basarse la salida a esta problemática. Para ello muchas veces es necesario transgredir reglas, en la historia universal tenemos claros ejemplo de esto. Las mejores ideas son las más simples. Por eso necesitamos la presencia de “no expertos” que puedan aportar una mirada fresca y descontaminada de la situación.

Los rescates financieros que se están produciendo a nivel mundial, en el fondo no alcanzan porque inconscientemente estamos diciendo que la crisis nos ha derrotado, que no se puede hacer nada más. Esto nos debe, como todo en la vida, dejar una enseñanza de que no se puede estar especulando constantemente en pos de lograr mayores rentas siempre. Debe haber un sistema mas claro y abierto a escuchar toda idea que pueda surgir por mas descabellada que parezca. Solo con creatividad saldremos de este embrollo en que solo unos pocos nos han metido.

Es deber de los gobiernos de turno, consultar a personas de diferentes ámbitos económico, religioso, asistencial, etc, que puedan darle una visión más global del problema, y que quizás puedan dar ideas innovadoras que ayuden a pasar la crisis de la mejor manera posible.