En el entorno laboral también podemos cuidar el medio ambiente

En el entorno laboral también podemos cuidar el medio ambiente

Existen muchas cosas que podemos tener en cuenta, ya sea como directivos o como empleados, para aportar desde nuestro lugar de trabajo un granito de arena para cuidar el medio ambiente. Y, de paso, ahorrar algo de dinero. ¿Quieres saber cómo? Pues sigue leyendo.

Comparte el ascensor

Si tu oficina queda a pocos pisos, una buena costumbre puede ser utilizar las escaleras: además de no gastar electricidad en el elevador, es una forma de hacer ejercicio. Sin embargo, si trabajas en un piso muy alto y te ves compelido a utilizar el elevador, también se ahorra energía compartiéndolo con otras personas y evitando hacer más viajes de los necesarios: también con ello demostrarás ser un buen compañero.

No imprimas más de lo necesario

El papel se hace a base de celulosa, la cual se obtiene de los árboles. Cada vez que gastamos papel, tenemos que considerar los árboles que se talan para fabricarlo –por más que se reforeste, los nuevos árboles tardan años en crecer-. Ahorrar papel es una buena medida para el cuidado del planeta. En la oficina, procura no imprimir borradores de los documentos y manejarte todo lo que puedas por medio del correo electrónico. En lo posible, utiliza ambas caras del papel si debes imprimir.

Iluminación ecológica

Otra manera de ahorrar electricidad es reemplazando las lámparas incandescentes por tubos fluorescentes o bien focos de bajo consumo. A estos últimos es importante ubicarlos en aquellos ambientes donde las luces están encendidas mucho tiempo (los lugares de paso), porque no conviene encenderlos y apagarlos constantemente.

Ahorra energía en tu ordenador

Existe en los ordenadores un modo que es “suspendido” o “ahorro de energía”: es más rápido reiniciar el ordenador de esta manera que si se lo apaga por completo, pero a la vez gasta menos energía eléctrica que si se lo deja constantemente encendido con tan sólo el protector de pantalla. Utiliza este modo cada vez que te alejes de tu escritorio por un rato o cuando vayas a almorzar.

Fomenta el uso de transportes ecológicos

Si eres directivo o gerente, puedes premiar a los empleados que vayan a trabajar en bicicleta, o al menos facilitarles las cosas brindándoles un estacionamiento para las mismas. Otra buena medida, en caso de que la distancia al lugar de trabajo exija el uso de automóvil, es compartir el transporte con otros compañeros que vivan por el mismo vecindario que tú. También sirve para ahorrar combustible.