El pluriempleo es duro

El pluriempleo es duro

La vida profesional tiene sin dudas sus vericuetos y situaciones particulares. Depende de cada uno saber organizar los momentos y la atención dirigida a cada tarea y como poder combinarlas.

Son muchos los casos en que un profesional se reparte entre dos o más recintos laborales, ya sea por cuestiones económicas como de crecimiento profesional. ¿Cómo combinar más de un trabajo y no perder el equilibrio?

Sumar trabajo independiente

Una buena alternativa cuyas profesiones lo permitan es trabajar de manera independiente a la par que se realizan labores en relación de dependencia. Por ejemplo, supongamos que un psicólogo trabaja en una institución una cierta cantidad de horas por semana. Si quiere sumar algunas horas de trabajo y algún dinero extra, puede, en caso de que sea psicoanalista, ofrecer turnos en consultorio privado.

De esta manera se pueden combinar horarios fácilmente, sin necesidad de tener que prescindir de una u otra labor. Así, podemos sondear por los diferentes caminos de una misma profesión. Sobretodo para quienes están dando sus primeros pasos en un área laboral puede llegar a ser muy interesante poder comparar en la práctica los distintos puntos de contacto con la carrera académica que hemos elegido.

Por otro lado, y como contrapartida, debemos saber que sumar no siempre puede llegar a ser productivo, sino que se puede convertir en algo contraproducente. ¿Por qué? Hay que tener en cuenta que el cuerpo y la cabeza tienen un límite y hay que encontrar el balance justo.

Freelance

La modalidad de trabajo freelance implica un vínculo entre un empleado y un empleador que implica una disponibilidad que puede ser requerida o no. El trabajo freelance es aquel que se hace de manera independiente, pero de manera esporádica. Generalmente, se tejen lazos de confianza entre ambas partes y cuando un empleador requiere los servicios profesionales del trabajador se los solicita. En esta modalidad de trabajo el caudal de trabajo puede variar de mes a mes, incluso de semana a semana. Si bien no es tan seguro como los contratos a largo plazo, es una alternativa muy atractiva.

Hay que tener en cuenta que estos trabajos pueden ser combinables con otro estable y fijo. Algo interesante que se puede lograr con esta combinación es que, por ejemplo, es posible destinar el sueldo fijo a mantener gastos regulares mientras que se puede tomar el pago por las tareas freelance como un ahorro.