¿Qué hacer cuando el trabajo nos desborda?

¿Qué hacer cuando el trabajo nos desborda?

Parece una ironía que, frente a tantas personas que buscan desesperadamente trabajar día tras día, podamos sentir que el trabajo nos sobra. Sin embargo, esto sucede en ocasiones con aquellos que trabajan por cuenta propia, especialmente si se trata de un emprendimiento unipersonal.

Un trabajador freelance, normalmente, siempre está a la búsqueda de nuevas fuentes de ingreso, puesto que no tiene un empleador que le garantice que el mes entrante seguirá habiendo trabajo para él. Por ello, en ocasiones la situación puede revertirse, y que a este mismo trabajador freelance le surjan una o más oportunidades laborales que no está en condiciones de aceptar porque se encuentra ya desbordado de trabajo. ¿Cómo conviene actuar frente a estas situaciones?

Aprende a priorizar

Puesto a elegir entre dos o más oportunidades laborales, no te fijes únicamente en el dinero que te reportarán. Hay otras cuestiones que debes tener en cuenta para establecer apropiadamente las prioridades: ¿cuál o cuáles trabajos te significan oportunidades a futuro? ¿Cuánto tiempo te llevará cada trabajo? ¿Qué dificultad tienen? Evalúa cuidadosamente las ventajas y desventajas de cada uno antes de optar.

Delega tareas

Es bueno tener algunos colegas que, si bien no sean exactamente tus “socios”, te generen la confianza como para encomendarles trabajo o recomendárselos a tu cliente. Aunque no ganes dinero ahora, darás una imagen de seriedad que te hará quedar bien con quienes buscan tus servicios.

Además, este tipo de vínculos con otros trabajadores freelance puede significarte, en un momento donde te falte el trabajo, que ellos a su vez te den una mano más adelante.

Ofrece alternativas

Tal vez te asuste la cantidad de trabajo para un plazo de entrega muy apretado, pero algunas veces es posible renegociar. Por ejemplo, si te han encargado una traducción de 100 páginas para la próxima semana y crees que no llegas, antes de rechazarla puedes ofrecer entregar las primeras cincuenta páginas, y el restante dentro de quince días. ¿Qué es o peor que puede ocurrir? ¿Qué te digan que no? Peor sería aceptar el trabajo y tener que dar excusas más tarde…

Y en casos extremos…

Si piensas que el trabajo que se te ofrece es una oportunidad única que amerita toda clase de sacrificios (por ejemplo, pasar alguna noche sin dormir o dejar de asistir al cumpleaños de tu hijo), pues hazlo, pero como excepción, no como regla: parte del trabajo freelance es saber administrar nuestros tiempos, tanto los laborales como los de descanso. Y conocer nuestras propias limitaciones.

¡COMPARTE EN REDES SOCIALES!