Carrera > Practicas

Problemas con los compañeros de trabajo

Escrito por Mariana / 4 de marzo de 2009

Grandes amistades comienzan en los lugares de trabajo, relaciones tan importantes que a veces pueden trascender aún cuando el vínculo laboral se ha terminado. Sin embargo, la misma cercanía hace que a veces surjan roces y hasta serios conflictos entre compañeros de trabajo. ¿Cómo solucionarlos?

Algunos consejos para que reine el buen ambiente en la oficina

Algunos consejos para que reine el buen ambiente en la oficina

Pasamos muchas horas en nuestro ámbito laboral. Por eso, no es de extrañar que a veces consideremos a nuestros compañeros como una segunda familia: las horas compartidas trabajando codo a codo muchas veces nos acercan a ellos.

Pero también ocurre lo contrario: con los compañeros de trabajo a veces surgen conflictos, diferencias y hasta peleas. Esto puede enrarecer el clima de la oficina y hacer que nuestras horas laborales se conviertan en un suplicio. Por ello, aprender a solucionar conflictos con nuestros colegas es esencial.

Qué decir y qué no decir

Lo primero a tener en cuenta es que muchos conflictos con un colega podrían evitarse aprendiendo a callar a tiempo. Antes de hacer un reproche o un comentario negativo, piénsalo dos veces. ¿Puede ayudarte en algo? Por ejemplo, si no estás de acuerdo en cómo un colega manejó a determinado cliente, ya es tarde para que éste lo corrija, y no ganas nada haciendo un reproche, salvo incrementar su malestar. Distinto es si tu compañero está a punto de cometer un error y tu intervención podría ahorrárselo.

Nunca hables mal de tus compañeros con terceras personas. No se sabe cuánto tardará en llegar tu comentario a oídos equivocados, y nada contribuye tanto como un chismoso a crear mal clima en la oficina.

Pedir ayuda a un mediador

Si no has podido evitar que surja un conflicto con un colega –por ejemplo, una tarea que era responsabilidad de ambos no se cumplió a tiempo porque uno de los dos no supo organizarse bien-, intenta hablar con él de manera tranquila y acordar cómo organizarse para que estos inconvenientes no se repitan en un futuro. Sin embargo, si tienes que vértela con una persona tenaz e incapaz de escucharte, lo mejor que puedes hacer es recurrir a un tercero neutral. Por ejemplo, un compañero de otra área, o un supervisor de ambos, que haga de mediador en el conflicto.

Separar la relación laboral de la personal

Si el problema con tu compañero se debe a algo externo a la empresa (por ejemplo, una pelea que ha roto con su vínculo otrora amistoso), lo que deberías hacer es mentalmente distinguir entre la relación personal y la laboral. No pienses en esa persona como tu amigo, no hables de temas que no sean estrictamente laborales y respeta sus opiniones al respecto. Puedes hablar una última vez con él a solas –y fuera del trabajo- para decirle que por el bien de ambos deben convivir en las horas de trabajo, y que por tu parte tú lo tratarás siempre con respeto y que no esperas menos de él.

Este problema es común entre compañeros de trabajo que se involucraron sentimentalmente y luego pusieron fin a la relación. El trabajo sigue estando allí, y si no quieren perder su empleo, deben aprender a separar los tantos.

Tags: , ,

2 comentarios

  1. [...] a preguntarte cómo estás, tal vez el problema esté en ti. Existen ciertos hábitos que pueden molestar a nuestros colegas, y tal vez tú los tengas y aún no te hayas dado cuenta de ellos. No pienses en renunciar a tu [...]

  2. [...] fuiste tú quien arregló el desorden, olvídalo. No sólo ganarás la antipatía de tu jefe y de tus compañeros, quienes son esperarse que sientan afecto y echen de menos a la persona que se fue, sino que [...]

Deja un comentario