Cada año son más las personas que se preparan distintas oposiciones en diferentes comunidades autónomas. Al existir una gran oferta de empleos públicos, hemos querido hacer una recopilación y te traemos cuáles están siendo las oposiciones con más solicitudes y en qué se caracteriza la figura del opositor.

La oferta de empleo público en 2016 ha recuperado niveles anteriores a la crisis económica en nuestro país, lo que ha provocado un aumento significativo en la preparación de oposiciones para el Estado.

Se trata de la mayor oferta para puestos de funcionarios públicos que se produce desde el año 2009 e incluye incorporaciones en varias áreas: administrativo, sanidad, educación, fuerzas de cuerpos de seguridad y al Ejército.

Oposiciones con mayor incremento en 2016

La principal novedad de la oferta de empleo público vino dada por la tasa de reposición del 100% en servicios básicos y del 50% para el resto de oposiciones.

El servicio básico que se ve más favorecido con esta tasa de reposición son las Fuerzas y Cuerpos del Estado. Tanto Policía Nacional como Guardia Civil doblaran sus plazas respecto al año pasado.

Instituciones Penitenciarias es otro de los grandes beneficiados respecto a 2015 con una oferta de 600 plazas de acceso libre.

De las casi 13.500 plazas ofertadas que salieron en mayo, la mayor parte de ellas se las lleva la Administración del Estado con 6.057 plazas. La Administración de Justicia por su parte ofertará 1820 plazas.

Esto implica que en estos sectores se cubran la totalidad de las bajas. Sin embargo, sectores como Educación y Sanidad todavía muestran números casi similares a los del año pasado, pero proporciona esperanza en estos sectores para el año 2017.

Características del Opositor

De ocho a diez horas al día de estudio, con un único día libre a la semana, y con 15 días de vacaciones al año. Así es la vida de un opositor a algún puesto de la Administración Pública durante por lo menos tres años de su vida.

Según datos oficiales, en este tipo de oposiciones habría que hablar de opositoras, pues casi dobla el número de mujeres a hombres entre 18 y 35 años.

Ese poco tiempo libre del que pueden disfrutar normalmente se pasa entre estar pendiente de fechas de convocatorias oficiales, de plazos para presentar documentos, de listas de admitidos o rechazos, de los cambios en las materias debido a los constantes cambios de leyes o de los tipos de exámenes que también cambian cada año.

Voluntad, mucha voluntad, constancia y trabajo, son sus máximas a seguir para lograr su objetivo. Un trabajo de funcionario parece poco premio para tanto sacrificio.

Sin embargo, horario y sueldo una vez consigues sobrepasar este duro camino es por lo que muchos se emprenden en esta larga y dura aventura. Sin olvidar que la empresa privada también demanda estudiantes de oposición con remuneraciones realmente altas.

¡COMPARTE EN REDES SOCIALES!