Algunos consejos para llevar a cabo buenas negociaciones

Algunos consejos para llevar a cabo buenas negociaciones

Al comenzar una empresa o negocio, seguramente necesitemos realizar negociaciones, y muchas más cuando la empresa está asentada. Pero la diferencia es la experiencia. Al comenzar no se tienen las “herramientas de vida” para saber como deberían ser para que sean totalmente exitosas.

Cuando tenemos experiencia en negociaciones, tenemos más herramientas, pero nunca viene más tener más información del tema. En general habrá que tener un especial cuidado en cierto tipo de situaciones

Para tener en cuenta

Es muy importante que en el momento en se está llevando a cabo una negociación, ser riguroso en nuestro discurso, hasta me animaría a decir implacable. Pero esto no significa ser prepotente, sino utilizar las palabras como un medio importante y con sentido, no simplemente dando un discurso.

Al realizar una intervención en la reunión siempre es necesario que al llegar a la conclusión, poner énfasis y fuerza a la forma de expresarse. Ya que en muchas ocasiones sucede que se empieza el discurso con fuerza, con muchas ganas, y al concluir, el cansancio, los nervios, u otros factores, hacen que  el momento más importante pase totalmente desapercibido.

Aclaraciones

Cierto tipo de personas, o personalidades, son especialmente capaces para enfrentar este tipo de situaciones de forma natural. Pero generalmente, los empresarios deberían capacitarse para llevar a delante una negociación en donde la capacidad de hacerse entender, de convencimiento, sea lo mínimo indispensable. Tomando esto como punto de partida, se debe tener en cuenta que no hay que dar nada por sentado, siempre hay que dejar todo claro.

Para que un acuerdo sea tomado con seriedad, no hay que tomar nada como algo personal, eso lo único que logrará es desviarlo del objetivo. El pensar que se trata de algo personal, no lo hará pensar con claridad, anteponiendo sentimientos ante lo racional de lo que una negociación implica.

Sabemos que en muchas ocasiones las negociaciones poseen una carga emocional, que implica horas de trabajo, esfuerzo y hasta un ascenso o reconocimiento. Pero debe utilizar la fuerza que le puede proporcionar esto, para potenciarse, no para sentirse afectado.

Lo que se muestra…

Demostrar falta de interés es lo peor que puede hacerse en una negociación, desmotivaría a cualquier persona. El entusiasmo y la fuerza en la argumentación, puede hacer la diferencia en este tipo de situaciones.