En los últimos tiempos, el idioma inglés ha revolucionado la nomenclatura empresarial. Sea o no resultado de la globalización, debemos admitir que gran cantidad de términos de procedencia anglosajona han sustituido a los tradicionales vocablos castellanos para designar diferentes puestos de responsabilidad.

El término CEO parece ser de los más utilizados. ¿Pero, realmente, qué significa ser el CEO de una empresa?

Concretamente, la definición exacta del acrónimo CEO es Chief Executive Officer, que en español literalmente significa “Oficial Ejecutivo en Jefe”.

En un principio se utilizaba para definir a la persona que contaba con la responsabilidad más alta dentro de una corporación anglosajona, es decir, el término CEO estaba concebido únicamente para designar determinados puestos de organizaciones anglosajonas, pero su expansión por distintos países ha obligado a reconvertir su definición.

En el caso de España, el término CEO haría referencia al consejero delegado o al director ejecutivo de la compañía, es decir, al máximo responsable de la gestión y la dirección administrativa.

Normalmente la figura del CEO está presente en organizaciones multinacionales y de alta envergadura.

En ocasiones, se confunde su labor con la del presidente de la empresa, pero lo cierto es que ambos suelen realizar dos tipos de tareas distintas: mientras el primero tiene que hacerse cargo de las estrategias generales de la empresa, el segundo debe ocuparse de las operaciones que van a implicar cada una de estas estrategias, es decir, debe ocuparse de poner en marcha diferentes iniciativas con el fin de cumplir los objetivos previstos con anterioridad.

A pesar de todo esto, la labor de los CEO puede variar según la estructura de cada organización, ya que se pueden llegar a dar distintas combinaciones en la jerarquía de los altos cargos.

Normalmente debe tomar decisiones estratégicas y políticas dentro de la compañía. También asesora a la junta de directores, toma decisiones en la organización general y preside reuniones.

Además, de forma externa cuenta con la responsabilidad de informar de los objetivos, logros y estrategias de la compañía.

En resumen, la persona que ocupa el cargo de CEO posee varias responsabilidades, entre las cuales destacamos:

  • Informar de los objetivos, gestión y logros de la empresa.
  • Tomar decisiones sobre estrategia empresarial.
  • Cumplir funciones de líder, como motivar y asesorar a los empleados que tiene a su cargo.
  • Tomar decisiones organizativas para un momento determinado de la empresa.

Esperamos que gracias a este post hayan podido despejar todas aquellas dudas que tuviesen acerca de la figura del CEO y su significado.

¡COMPARTE EN REDES SOCIALES!