trabajo en casa

La falta de organización ocasiona problemas de salud a los teletrabajadores. Captura de la página web: http://www.msssi.gob.es/

Por lógica, el teletrabajo nos ofrece un mayor control del tiempo propio. En cierto sentido el teletrabajador es su propio jefe y es quien programa las actividades que debe realizar. No obstante, de manera paradójica, esta circunstancia nos puede llevar a una falta de organización que afecte tanto nuestra vida cotidiana, como el resultado de nuestro trabajo a distancia. El problema llega cuando se mezclan ambas instancias.

Organización inteligente

Para evitar lo anterior, uno de los principales consejos para dedicarse al teletrabajo es separar los periodos de descanso/ trabajo/vida personal, manejando un  tiempo concreto a cada una de estas instancias, a lo largo de la jornada. Tres factores deben solventarse para llevar a cabo adecuadamente la dinámica propuesta: el aislamiento social, la falta de ejercicio físico y la carencia de una buena planificación de labores a corto plazo.

Previsión redituable

Trabajar sin contar con la presencia de compañeros laborales, sin un equipo diario con el cual convivir de manera física, puede conducir a una suerte de aislamiento social. Esto, sumado al hecho de no poder cambiar de entorno laboral, puede ocasionar situaciones de ese estrés que producen los espacios cerrados. Con relación a la falta de ejercicio físico, esta se deriva del ahorro de tiempo y esfuerzo de tener que desplazarse a un lugar de trabajo cotidianamente. Esto puede ocasionar un sedentarismo muy dañino para la salud, tanto física como mental. Lo mejor en este caso es destinar parte del día para hacer paseos cercanos, por ejemplo, pasear a la mascota o ir a la tienda.

Por lo que se refiere a la necesidad de una planificación semanal de actividades, es aconsejable utilizar un tablón colgado en nuestra área de trabajo, donde se vayan anotando puntualmente las tareas del día completadas y las que faltan por concretar. De esta manera con tan solo un vistazo se puede tener presente con facilidad qué nos falta por realizar en el día y cuánto tiempo tenemos disponible para ello.

¡COMPARTE EN REDES SOCIALES!